Volver al Inicio

EL DIARIO DE PANCHITA EN EL BOSQUE DE ORLEANS. TEMPORADA 2017

Fecha: 02/03/2017

PANCHITA, una de las hembras invernantes de la Ría del Eo, nacida en el 2010, inicia una nueva temporada reproductora en el Bosque de Orleans.
Desde el 2013, su primer año de cría, PANCHITA ha formado pareja con dos machos diferentes, y ha sacado adelante 9 pollos.
 
 
 
      
 
 Panchita incubando. Imagen tomada por Francis Couton el 13/05/17
 
Un año más se han cumplido las predicciones de Gilles Perrodin en cuanto a la fecha de nacimiento de los nuevos hijos de Panchita. Después de 37 días de incubación, la eclosión de los huevos no podría demorarse mucho, así que nuestro amigo intensificó durante los últimos días, las visitas al nido de Panchita.

La mañana del lunes día 15 de mayo, en el momento de su llegada, era Panchita la que incubaba, y aunque el macho apareció con pescado sobre las 09:55, la hembra se limitó a comer un poco en el mismo nido, y enseguida volvió a tumbarse. Ese día, Gilles no pudo ver ninguna ceba, pero el comportamiento de Panchita le hizo suponer que si todavía no ha nacido ningún pollo, la eclosión de alguno de los huevos estaba a punto de producirse.
 
Para comprobar si sus pronósticos eran ciertos, al día siguiente Gilles Perrodin volvió a hacerle una visita a nuestra querida Panchita. A las 9 y 20 el macho apareció con un trozo de pescado, y la hembra volvió a darle unos bocados sin ausentarse del nido, pero a diferencia del día anterior, minutos después comenzó a dar las primeras cebas.
 
 
 
 
Los pronósticos meteorológicos anuncian la llegada de lluvias. Esperemos que no sean tan fuertes como las del año pasado, y permitan a las madres y sus polluelos alimentarse adecuadamente.
 
Pero por desgracia, no son únicamente las malas condiciones ambientales las que pueden llevar al traste una buena temporada de cría. Gilles nos comenta que si la reproducción de esta pareja llega a ser exitosa, con total seguridad deberemos agradecérselo a Philipe Marcellot. Este guarda forestal, encargado del área en el que se encuentra el nido de Panchita, hizo cambiar el trazado de una importante carrera con multitud de participantes que pasaba justo por debajo del nido, y que habría supuesto, sin lugar a dudas, la pérdida absoluta de la puesta.

Actividades lúdicas de todo tipo, con participación masiva, cada vez son más frecuentes en plena naturaleza, al menos en España, sin que las Administraciones y órganos gestores pongan ningún tipo de restricción (ya se sabe que solo los animales de George Orwell votan…)

 
 
El jueves 6 de abril, por la tarde, Gilles Perrodin le hacía una nueva visita a Panchita. En el momento de su llegada, sobre las 16:10 horas, era el macho el que estaba en el nido,  aunque en ningún momento  mostró ninguna intención de incubar huevo alguno, emprendiendo  el vuelo al poco tiempo. 5 minutos después hacía su aparición Panchita,  que muy seria y  circunspecta, y después de tomarse su tiempo…. conseguía poner su primer huevo, comenzando las labores de incubación en ese mismo instante.

 
 Panchita y el macho [F9] compartiendo las labores de incubación en su nido habitual. Imagen tomada por Gilles Perrodin el 07/04/2017

Por lo demás, todo prosigue con normalidad en el nido de Panchita… De vez en cuando,  algún pobre insensato intenta perturbar su paz. Molestias sin importancia, comparado a los sobresaltos a los que nos tenía acostumbrados en años anteriores
 
 
 
PANCHITA increpando a un macho despistado que intenta ocupar su nido. Imagen de Gilles Perrodin tomada el 15/04/17

 
 
 
 
 
 
 
 En esta fotografía tomada por Gilles Perrodin el 17 de marzo,  vemos a Panchita a punto de irse con el pescado, a una rama cercana, mientras el macho se encarga de hacer más confortable el nido
 
El 14 de marzo, Gilles Perrodin sorprendía a una hembra piando,  en el nido de  Panchita de los últimos dos años;   señal indiscutible de que el macho ya había llegado. Las malas condiciones de luz dificultaban la identificación de la pescadora, así que Gilles tuvo que posponer sus pesquisas para otro día.

Tres días después, una hembra que no era Panchita chillaba al lado del macho, aunque Panchita no tardó en aparecer como una exhalación, iniciando el ataque.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
La persecución duró largo rato, hasta que la cosa se fue calmando, y Panchita decidió posarse cerca del nido, momento que Gilles Perrodin aprovechó para identificarla, gracias al digiscoping.
 
 
 
 
Una vez desalojado el intruso, la tranquilidad volvió al bosque de Orleans. Sobre las 16:40 Panchita se posó en el nido, y el macho apareció con un estupendo pescado.

Esta misma situación volvió a repetirse el día 20. Mientras el macho arreglaba el nido con decisión, después de haberle ofrecido a Panchita  un pez, ésta daba buena cuenta de su desayuno en una rama cercana, momento que Gilles aprovechó nuevamente para identificarla. Si no se produce un sobresalto de última hora, todo parece indicar que después de dos años tan complicados, por fin Panchita y Gilles Perrodin van a tener una primavera tranquila.
 
                                                                                                                                     ¡Cruzamos los dedos!

 
 
 
                      
 Panchita comiendo, y el macho [8Z], colocando ramas en el nido de Ravoir. Fotografía de G. Perrodin
 
Está claro que Panchita no pierde la esperanza de ocupar algún día el nido de Ravoir, y aprovecha el más mínimo despiste de sus dueños para conquistarlo. No en vano fue Panchita, después de estar desaparecida de Ravoir desde el 1 de marzo, la que se encargo de recibir al macho [8Z], como si fuese la verdadera anfitriona. Gilles nos lo cuenta:

“La mañana del 10 de marzo, en una de mis habituales visitas al observatorio,  pude ver como de repente dos pescadoras aparecían gritando. Uno era el macho [8Z] que apareció de la nada, mientras que el macho sin anillar llegaba desde el lado izquierdo del estanque. Después se posaron en diferentes ramas secas, momento que aprovechó Francis Couton para leer su anilla".
 
 
 
Se confirmaba que se trataba del macho [8Z], pero por desgracia su habitual compañera, la hembra [02], no estaba allí para recibirlo.
 
                                                
 
“Regresé al observatorio sobre las 16:45horas, y una hembra piaba al lado del nido. Me sorprendió ver que no era [O2], sino Panchita , ya que no había dado señales de vida desde el 1 de marzo. Sobre las 17:45 el macho 8Z apareció por fin con un pescado, y ella se lo arrebató con avidez de las garras. Cuando me fui sobre las 6 de la tarde, Panchita continuaba comiendo, mientras que 8Z removía las ramas del nido".

Como era de esperar, Panchita no pudo disfrutar de las habilidades de pesca del macho [8Z]  y de Ravoir, por mucho tiempo. La tarde del sábado 11, Francis Couton pudo comprobar que [O2] había regresado, y había recuperado su nido.
Pincha aquí para ver el VIDEO
 
 
 
 
 
 
 
 
Esta es la última imagen de Panchita, tomada por el ornitólogo Carlos Sanjurjo en la Ría del Eo,  el 20/02/17,


 Y nosotros mismos pudimos comprobar  que el 23 de febrero por la mañana, Panchita  ya no estaba en el Estuario.
 
 
 
 Y esta es Panchita en el nido de Ravoir, fotografiada por Gilles Perrodin el 27 de febrero
 
 
Como todos los años, Panchita ha sido la primera pescadora observada en el Bosque de Orleans, y su primer destino ha sido el nido del estanque.
 
 Desde el primer momento, Panchita no ha estado sola. En la fotografía, aparece acompañada de un antiguo pretendiente: se trata probablemente del macho sin anillar con el que fue vista a principios del 2016, ocupando el nido de Ravoir, emparejado oficialmente con la hembra [L4]
 
 
                           
 
 
 
 
 
Y [F9] QUE NO LLEGA……
 
 
El gran desfase temporal en las fechas de llegada, con respecto a sus compañeros habituales, obliga a Panchita a vagar cada año,  por el Bosque de Orleans, en busca de un posible candidato con el que poder aparearse, en el caso de que, dios no lo quiera… pueda ocurrirle algo a [F9], su pareja oficial desde el 2015.
 
 
Panchita es, hasta la fecha, la pescadora francesa que pasa los inviernos más cerca de casa, ya que la distancia entre el Bosque de Orleans, y la ría del Eo no supera los 900 kilómetros en línea recta.

Normalmente suele ser la última en consolidar la puesta, ya que eso de ocupar nidos ajenos suele acarrear bastantes problemas, sobre todo cuando aparecen sus verdaderas inquilinas…
 
 


 
 
El 1 de marzo, a las 13:40 horas, la hembra [O2] era localizada por Gilles Perrodin en el nido de Ravoir y en  el entorno del Estanque.
 
 [02], la legendaria ocupante del nido de Ravoir, ha protagonizado este año, su llegada más temprana, lo que supone el desalojo de nuestra querida PANCHITA, que esta vez no ha tenido tiempo ni de recuperarse del viaje…


 

 




Ver otras noticias


Patrocinadores

PATAGONIA

Colaboradores

Ence
DCL Informática